Y es que más allá de la reciente historia de conflicto que impregnó al municipio de Tumaco de imaginarios negativos, es un territorio con una larga herencia cultural, de tranquilidad y abundancia que solo puede brindar el inmenso mar. Compuesto por retazos de islas y playas que se funden con el océano pacífico, y una exorbitante biodiversidad, como consecuencia de la variedad de ecosistemas marítimos, manglares, junglas y montañas. Además de la riqueza inmaterial de las comunidades que lo habitan, evidenciados en sus alegres ritmos de cununo y wasa, y privilegiada gastronomía que mezcla sabores salados del mar y dulces de sus tierras fértiles. Todo lo anterior hacen de este territorio un destino con gran potencial en ser descubierto, deleitando a sus visitantes con diversas posibilidades, dentro de las que sobresalen el turismo de naturaleza.

Cultura y turismo

Para conocer más sobre la cultura y el Turismo de este territorio puedes explorar los siguientes links: